Divorcio con Hijos; Voluntario o Contencioso

¿De qué forma proceder frente a un divorcio con hijos?


Si estas buscando tu ayuda ideal para tramitar tu divorcio comunícate con notros, somo especialistas en divorcios express, divorcios voluntarios todo lo que necesitas en un solo lugar, privacidad, discreción, trato y el mejor precio

En primer sitio, debemos decir que en el caso de divorcio con hijos “común” o bien divorcio voluntario con hijos, es de manera obligatoria contar con un abogado. Esto es debido a que si existe algún pacto especificado en los términos del divorcio, va a bastar solo con una representación de tipo procesal para los dos cónyuges, de este modo se economizarían los costos del proceso lo cual también va a haría este proceso más veloz.
En el caso de que no exista algún tipo de acuerdo pactado entre la pareja, el único camino existente seria asistir al procedimiento contencioso, con lo que se precisará una representación procesal para cada uno de los miembros de la pareja, es decir por cada cónyuge sería necesario un abogado.

 

Divorcio con Hijos

 

Divorcio Voluntario Con Hijos

en el que el letrado de los dos cónyuges redactará un Acuerdo Regulador en el que se van a poner por escrito los efectos del divorcio/separación. Este Acuerdo va a ser presentado en el Juzgado y si el Ministerio Fiscal lo aprueba (en lo que se refiere a los menores) y los cónyuges se ratifican, el juez dictará sentencia de divorcio/separación aprobando el Acuerdo.

 

Divorcio Contencioso con hijos

Este es en el que los abogados de los dos cónyuges deberán festejar un juicio común en el que se discutirían las medidas para ser aplicadas al divorcio/separación y va a ser el Juez quién decida.

Custodia de los Hijos en caso de divorcio; Tipos.

 

Custodia de los menores:

La custodia es quién se va a quedar al cargo de los hijos menores de edad. Poco a poco más progenitores aceptan esta responsabilidad, en frente de la situación precedente en la que solo las madres deseaban o bien podían quedarse con los pequeños. Este tipo de resolución va a depender de la pareja y de lo que los dos miembros deseen, siendo posible que la custodia del menor sea asumida por uno solo de los progenitores o bien por los dos, siempre que el menor no sea lactante (bebe), puesto que entonces deberá quedar necesariamente a cargo de su madre.

 

 

Patria potestad:

La ostentarán los dos progenitores, teniendo derecho los 2 a tomar todas y cada una de las resoluciones esenciales que broten en la vida del pequeño menor de edad (operaciones, viajes de fin de curso, campamentos, etcétera)

 

 

Pensión de alimentos o pensión alimenticia:

Se trata de una cantidad mensual para contribuir en los gastos de los menores algunos de los gastos a cubrir deben de ser residencia, luz, agua, teléfono, comida, ropa, calzado, medicinas, etcétera. Esta cantidad deberá satisfacerla el progenitor que no se queda al cargo de los pequeños. Se trata de una contribución, esto es, no se hace cargo completamente de los gastos, sino más bien de parte de ellos, puesto que de otra parte se va a hacer cargo el progenitor que sí se queda con ellos. La cantidad va a depender en buena medida del nivel de ingresos del que debe entregar la pensión y del nivel de vida que los pequeños tenían cuando sus progenitores estaban juntos. Asimismo va a depender del número de hijos que se tenga, puesto que no es exactamente lo mismo tener un solo hijo que 5. Además de esto, esta cantidad se debe actualizar de año en año con el IPC, o bien el índice fijado por el organismo que lo reemplace. Por servirnos de un ejemplo, un progenitor con un salario de mil euros mensuales y un hijo, debería abonar unos doscientos euros mensuales; y otro progenitor con un salario mensual de seis mil euros y 3 hijos, debería abonar seguramente unos setecientos euros por cada uno de ellos de sus hijos, unos dos mil cien euros en suma.

 

 

Gastos extraordinarios:

Se trata de gastos como los farmacéuticos que sobrepasen de los ordinarios (tratamientos para determinados problemas médicos que acostumbran a ser más costosos), lentes, lentillas, gastos protésicos, ortodoncias, libros y material escolar, etcétera Estos gastos van a ser abonados en general a mitad por cada uno de ellos de los progenitores, si bien asimismo va a depender de que los medios de tipo económico de los dos sean afines, puesto que si hay una descompensación excesiva, se corregirá el porcentaje de aportación. Por servirnos de un ejemplo, si la madre gana mil euros mensuales y el padre dos mil euros mensuales, lo normal va a ser que el padre abone un sesenta-setenta por ciento de estos gastos y la madre un treinta-cuarenta por ciento.

 

 

Régimen de visitas:

Puede ser tan amplio como los progenitores deseen, mas el mínimo posible, salvo casos singulares, es el de fines de semana alternos desde las 18:00 horas del viernes hasta las 21:00 horas del domingo, recogiendo a los pequeños y reintegrándolos en el domicilio en el que radiquen los menores. Asimismo existe el mínimo de quedarse con los hijos la mitad de todos y cada uno de los periodos de vacaciones escolares de Semana Santa y Navidad, conforme al calendario escolar y un mes en verano. Le corresponderá escoger cada uno de ellos de los periodos vacacionales al padre en los años impares y a la madre en los años pares.

 

 

Empleo de la residencia y ajuar familiar:

Va a quedar en beneficio de los hijos, y en consecuencia va a tener dicho empleo, el progenitor que se halle al cargo de exactamente los mismos.

 

 

La separación física de los padres repercute de múltiples formas en el menor de edad. Por consiguiente es preciso asesorarse para manejar esta situación de la manera más inocua para los pequeños. Los hijos pequeños acostumbran a extrañar mucho al padre que ya no vive en casa, además de esto no comprenden por qué razón debe irse y en ocasiones piensan que se ha ido por ellos.